LA PRENSA Hispanic Newspaper

Fuente principal de noticias Español de Iowa occidental centrado en noticias locales y deportes con la publicidad dirigida a la población hispana.

Editorial: Una liga que se juega en silencio

14 de diciembre, 2016

Lorena López A.
editor@laprnsaiowa.com
Desde hace casi veinte años, los latinos de Denison conformaron la liga de futbol, donde cada año por dos temporadas, docenas de jóvenes y personas mayores se congregaban para desarrollar el gustado deporte de grandes y chicos.

A los mediados de los 90 y sin nombre, la se liga inició jugando en los campos de la High School de Denison, ahí centenares de espectadores se daban cita todos los domingos para hacerle porra a su equipo preferido, ya que era y continúa siendo el único deporte y entretenimiento de fin de semana de la población de latinos en esta ciudad, que dicho sea de paso es de 43.3 por ciento, según el censo del 2010.

Y como dice el famoso dicho: “pagan justos por pecadores” comenzaron los problemas: bebidas alcohólicas, pleitos, basura en los campos, entre otros. Y … ¿cuáles fueron los resultados? la administración de la escuela no otorgó más permisos. 

Después, la liga trató de organizarse y temporada a temporada comenzaron a desfilar presidentes, secretarios, tesoreros, en fin – muchos títulos que en realidad no llegaban a ningún acuerdo, por muy buena intención que las directivas tenían.

Y fue entonces que después de muchas reuniones y tocar puertas en el gobierno local, a la liga se le otorgo un lugar para jugar y juntarse en familia para disfrutar del preciado deporte. Ese lugar se encuentra en cerca de la planta de procesamiento de eses humanas, ahí, en el verano niños y adultos se reúnen para ver jugar a sus padres, hermanos y amigos. Ah, y ahí también han ocurrido pleitos y alcohol camuflado.

Me preguntó, por ¿por qué los latinos nos conformamos con tan poco, acaso no somos capaces de divertirnos sin licor, o más aún, por qué es necesario llegar a los golpes para ponernos de acuerdo? 

Yo conozco a mi raza, nosotros nos merecemos más que eso, nosotros nos merecemos respetar y ser respetados, influir buena conducta en nuestros hijos, esposos, esposas y amistades. Nosotros los latinos, somos personas con influencias fuertes en la familia y el trabajo; tenemos derechos y responsabilidades en la sociedad.  No es posible que por hechos negativos suscitados en el pasado nos limiten y releguen de la creación sana.

Digo esto, porque el domingo pasado asistí al juego de indoor soccer Denison Community Leauge, que se está desarrollando en la escuela primaria, me dio mucha tristeza e impotencia ver a dos niñitas que estaban sentada en las gradas sin poder entrar al juego y al preguntarles, por qué no estaban viendo el juego, me dijeron “es prohibido,” después de hablar con el presidente de la liga, él me explicó que “la escuela les prestaba el gimnasio, pero no habían condiciones para albergar a todos los equipos o a los espectadores.”

Después de ver el lugar, me di cuenta que el director de la liga, sabía de lo que estaba hablando. 

Personalmente, aplaudo la colaboración de la escuela por apoyar a nuestros deportistas latinos.

Pero… me sigo preguntando, por qué nos conformamos con tan poco.

Nosotros, toda la comunidad latina, jugadores o no, hombres y mujeres tenemos el derecho de pedirle a nuestro gobierno local, un lugar para que nuestros jugadores e hijos podamos practicar el deporte de una manera sana, divertida y respetuosa; ya que el pasado, es solo eso … pasado y no podemos ser castigados por la irresponsabilidad de los demás. Para eso está la policía.


¡Ya es tiempo de que nos unamos y tengamos lo que nos merecemos!

0 comments:

Publicar un comentario